Residencia de larga duración UE

Tenemos en nuestro ordenamiento regulada una doble figura de residencia de larga duración. La residencia de larga duración común permite “trabajar y residir en España indefinidamente en las mismas condiciones que los españoles”, según indica la norma. Además, tenemos la “residencia de larga duración UE”,  que es la del extranjero que haya sido autorizado a residir y trabajar en España indefinidamente en las mismas condiciones que los españoles y que se beneficia de lo establecido sobre dicho estatuto en la Directiva 2003/109/CE del Consejo, de 25 de noviembre, relativa al estatuto de los nacionales de terceros países residentes de larga duración. La diferencia entre ambas es que en la segunda se permite una movilidad dentro de la Unión Europea, lo que en estos tiempos de escasez de oportunidades laborales en España es una opción interesante.

Para acceder a esta tarjeta UE se pide:

- Haber residido legalmente y de forma continuada en el territorio español durante cinco años. No se permiten ausencias superiores a seis meses continuados ni de diez meses dentro del periodo de permanencia de cinco años exigible. En caso de ausencias por motivos laborales, la continuación de la residencia no quedará afectada por ausencias del territorio español de hasta seis meses continuados, siempre que la suma de éstas no supere el total de un año dentro de los cinco años requeridos. Se computan los periodos de permanencia en situación de estancia por estudios, movilidad de alumnos o prácticas no laborales en el 50% de la duración total de los mismos, siempre que en el momento de la solicitud de la autorización el extranjero se encuentre en situación de residencia en España. También se reconocerá a los que acrediten haber residido de forma continuada en la Unión Europea, en calidad de titulares de una Tarjeta azul-UE, siempre que en los dos años inmediatamente anteriores a la solicitud dicha residencia se haya producido en territorio español. En este caso, la continuidad de la residencia como titular de una Tarjeta azul-UE no quedará afectada por ausencias de la Unión Europea de hasta doce meses continuados, siempre que la suma no supere dieciocho meses dentro de los cinco años de residencia requeridos.

- Contar con recursos fijos y regulares suficientes para su manutención y, en su caso, la de su familia, según lo previsto para reagrupación familiar. Los recursos podrán provenir de medios propios o de la realización de actividades laborales o profesionales.

- Contar con un seguro público o un seguro privado de enfermedad concertado con una entidad aseguradora autorizada para operar en España.

Efectivamente, habéis leído bien: es una tarjeta que se le da al que tiene trabajo y/o medios de vida. Si no los tienes, la movilidad para buscarlos desaparece.

Acceso aplicación experta para gestores

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , garantía profesional.

SIGA

Sonia Canay. Abogada. Departamento Jurídico de SIGA
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>