Residencia de larga duración (I)

La residencia de larga duración es aquella en la que el ciudadano extranjero es autorizado a residir y trabajar en España indefinidamente en las mismas condiciones que los españoles. No supone que se le aplique el régimen comunitario ni que se amplíen los márgenes para la reagrupación familiar; supone estrictamente que puede trabajar por cuenta propia o ajena y en cualquier sector en las mismas condiciones que los españoles. Tampoco supone que pueda trabajar en cualquier punto de la Unión Europea como lo haría un español. Para eso (fuera de la adquisición de la nacionalidad) es preciso un trámite diferente. No es un cambio de tarjeta automático cuando se cumplen los requisitos, hay que pedirlo de forma expresa.

Para llegar a solicitar la residencia de larga duración es necesario haber residido legalmente y de forma continuada en el territorio español durante cinco años o bien haber residido durante ese periodo de forma continuada en la Unión Europea, siempre que hayan sido titulares de una Tarjeta azul-UE, siempre que en los dos años inmediatamente anteriores a la solicitud esa residencia sea continuada en territorio español.

La continuidad admite cierta flexibilidad: se permiten ausencias del territorio español que durante ese período de cinco años no superen los diez meses, y se estipula que de esos 10 meses hasta seis meses sean continuados. Asimismo, estas salidas no deberán haber supuesto ninguna irregularidad en la situación administrativa que se disfrutaba cuando se realizaron. Si las ausencias son por motivos laborales, el margen se amplía hasta los 12 meses. La norma no aclara si las ausencias de ambos tipos son acumulables, esto es, hasta 10 meses por motivos personales más otros 12 de motivos laborables. Entendemos que se contemplan regímenes distintos para cada causa y que son cómputos diferentes que no se superponen.

La autorización de residencia de larga duración también puede ser solicitada por los extranjeros residentes que:

a) Sean pensionistas de jubilación contributiva del sistema español de la Seguridad Social.

b) Sean españoles de origen y que hayan perdido la nacionalidad española (aquí no se pide residencia por ningún período determinado).

c) Sean pensionistas de incapacidad permanente absoluta o de gran invalidez contributiva del sistema español de la Seguridad Social o de prestaciones análogas obtenidas en España y consistentes en renta vitalicia, no capitalizable, suficiente para su sostenimiento.

d) Residentes nacidos en España y, al llegar a la mayoría de edad, hayan residido en España de forma legal y continuada durante, al menos, los tres años consecutivos inmediatamente anteriores a la solicitud.

e) Residentes que al llegar a la mayoría de edad hayan estado bajo la tutela de una entidad pública española durante los cinco años inmediatamente anteriores de forma consecutiva.

f) Apátridas, refugiados o beneficiarios de protección subsidiaria que se encuentren en territorio español y a quienes se les haya reconocido el respectivo estatuto en España.

g) Extranjeros que hayan contribuido de forma notoria al progreso económico, científico o cultural de España, o a la proyección de España en el exterior, según criterio del ministro de trabajo, previo informe del ministro de interior.

Acceso aplicación experta para gestores

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , garantía profesional.

SIGA

Sonia Canay. Abogada. Departamento Jurídico de SIGA
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>