Nacionalidad española para sefardíes (II)

Una vez situados los sefardíes en el mapa pasemos a su novedoso sistema de adquisición de la nacionalidad.

Es un tipo de nacionalidad por carta de naturaleza, esto es, es una concesión discrecional que el Gobierno decide dar en un momento dado a este colectivo humano. No requiere residencia en España. A los sefardíes se les concede desde 1982 un plazo más corto de acceso a la nacionalidad por residencia (2 años) cuando son residentes legales, sin tomar en cuenta su nacionalidad de origen.

En su condición de asunto discrecional, le han puesto un plazo. La Ley entra en vigor el 1 de octubre de 2015, y el plazo de solicitudes se cerrará el 1 de octubre de 2018, plazo ampliable un año más por acuerdo del Consejo de Ministros. Queda expresamente previsto admitir solicitudes fuera de ese plazo en casos de circunstancias excepcionales o humanitarias. No tendrán que renunciar a su nacionalidad de origen, sea cual sea, para adquirir la española.

El procedimiento dista de ser gratuito, ya que el solicitante debe hacer frente a:

 .- Tasas de  solicitud: 100 euros.

.- Además el proceso exige:

  • Superar  un examen de conocimiento sociocultural que será organizado por el Instituto Cervantes y uno de idioma (este último cuando el sefardí no es de un país hispanohablante). Suponemos que ninguna de las dos cosas va a ser gratuita. Los tres años de plazo serán necesarios para muchos solicitantes como tiempo de preparación de estos exámenes. De este requisito quedan exentos lo menores de 18 años e incapaces legales. Es, sin duda, el punto de partida del diseño de la acreditación de exigencia de adaptación cultural para las futuras nacionalidades por residencia.
  • Hay que pasar por el notario para que valore la documentación aportada al proceso y levante la correspondiente acta. Intuimos que tampoco va a ser un trámite gratuito.

El trámite tiene un inicio electrónico, se remite telemáticamente la solicitud  a la Dirección General de Registro y el Notariado, que a su vez se lo envía al Consejo General del Notariado que designará un notario para valorar la documentación que se aporte. La comparecencia ante el notario, con la documentación original que demuestra la identidad del solicitante y su condición de sefardí, puede hacerse mediante representante. De ahí elabora  acta el notario.

Hay que tener en cuenta que ser sefardí no es una circunstancia acreditable administrativamente, no son un país,  son un colectivo humano que conserva una cultura. No hay forma de saber a priori si son 10.000 o 3.000.000, y mucho menos cuántos de ellos van a pedir la nacionalidad.

Acreditar la condición de sefardí depende de un certificado básico de la comunidad judía (el más valorado es el del presidente de la Comisión Permanente de la Federación de Comunidades Judías de España, aunque también se admite de otras comunidades judías, siempre que se demuestre cuál) y de una serie de certificados que acrediten su vínculo con esa tradición: usar el idioma, casarse según las leyes tradicionales de Castilla del siglo XV, certificado de pertenencia a linaje sefardí reconocido…

Todas esas circunstancias tendrán un peso valorativo. Además, se incluye expresamente como punto a tener en cuenta realizar actividades benéficas, culturales o económicas a favor de personas o instituciones españolas en España o en territorio español, además del apoyo a instituciones orientadas a difundir y conservar la cultura sefardí. Dado el tipo de certificaciones que se exigen, será muy difícil que los descendientes de sefardíes que no sigan profesando el judaísmo puedan acceder a la nacionalidad española.

Una vez concedida la nacionalidad (plazo de respuesta 12 meses, el silencio administrativo desestima solicitud), el solicitante tiene un año para comparecer ante el Registro Civil y solicitar la inscripción, aportando un certificado reciente de ausencia de antecedentes penales. Y no tiene por qué mudarse a España, ni residir un determinado período de tiempo. Ahora queda esperar para saber cuántos estarán interesados en recuperar la nacionalidad añorada por sus antepasados y de ellos qué grupo será capaz de sortear la burocracia que les separa de ese objetivo.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , garantía profesional.

SIGA

Sonia Canay. Gestora administrativa
Departamento Jurídico de SIGA
Esta entrada fue publicada en Extranjería y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Nacionalidad española para sefardíes (II)

  1. Buenas tardes, les dejamos nuestra web don toda la información sobre la Ley: http://www.nacionalidadsefardies.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>