La supresión de visados en Colombia y Perú

Hay una larga lista de países cuyos nacionales no necesitan tramitar un visado para entrar como turistas en la Unión Europea (UE). Antes, el negociado de los visados lo llevaban directamente los Estados, que decidían qué lazos querían estrechar y cuáles parecía conveniente aflojar según la relación histórica y política con cada país, en cada momento. España, por ejemplo, permite el acceso a la nacionalidad tras el breve lapso de 2 años de residencia a todos los iberoamericanos, período muy por debajo de lo que exigen los países del entorno europeo.

En 2001 la UE decidió exigir –sin objeciones por parte de España- a colombianos y peruanos, entre otras decenas de países, visados para entrar en su territorio y, por tanto, en territorio español como turistas. El alto índice de crimen organizado con participación de ciudadanos de ese origen (y su facilidad para encontrar socios españoles igual de delincuentes) fueron factores decisivos pero no verbalizados en la adopción de esa postura, que indignó a no pocas personas.

Lo que en tiempos era una decisión más o menos particular ha pasado a ser un decisión grupal, ya que las fronteras interiores de buena parte de Europa se han desdibujado (hay un par de rincones donde se redibujan a cañonazos, pero ese es otro tema). En este momento está vigente un listado general de países cuyos nacionales no pueden entrar en la UE para hacer turismo sin haber solicitado previamente un permiso. En paralelo, hay un listado de países cuyos nacionales pueden pasar 90 días en territorio UE, sin necesidad de nada más que un billete de ida y vuelta.

La UE tramita una nueva lista de países cuyos nacionales son libres de hacer turismo en su territorio. Territorio con cuatro de los mayores puntos de atracción turística del orbe terrestre: Francia, España, Italia y Grecia. Hace un año el Parlamento Europeo dio el primer paso para eliminarlo, entre otros, para los peruanos y colombianos afectados por aquella reforma del 2001. Es también un gesto de reconocimiento de una mayor fiabilidad al control que  sus administraciones públicas son capaces de ejercer.

Para poder implementarlo de forma efectiva son necesarios varios trámites intermedios: implantación del pasaporte electrónico, negociaciones con todos los países de la UE para fijar los mecanismos de comunicación -que no haya visado no significa que no haya control-, y aprobación definitiva del nuevo listado que sustituya al antiguo.

Hace un año todo parecía dispuesto e inmediato, ahora la noticia es que se demora hasta junio y no es descartable que, si no está listo para la temporada turística alta, el tiempo pase hasta el 2016.

La supresión de visados para el turismo no es la panacea. No facilita venir a Europa más que para hacer turismo y visitar a la familia. Y aún así es posible ser objeto de revisión y control. Porque no se puede usar la palanca de venir como turista para quedarse como trabajador. El resto de los trámites, siguen igual de difíciles.

Acceso a contenido experto para gestores

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , garantía profesional.

SIGA

Sonia Canay. Abogada. Departamento Jurídico-laboral de SIGA
Esta entrada fue publicada en Extranjería y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>