La diversidad de la costumbre registral

La diversidad de la costumbre registralAcostumbrados a pedir una partida de nacimiento, matrimonio o defunción por el simple procedimiento de acercarse al Registro Civil o a través de internet, diseñamos procedimientos en la práctica de extranjería en las que pedimos lo mismos que nos exigiríamos a nosotros mismos.

Y resulta que el mundo es grande, diverso y con distintas realidades burocráticas. Al Tribunal Supremo llegó recientemente el caso de una familia india, inmersa en un proceso de reagrupación en la que es necesario aportar las partidas de nacimiento y matrimonio.

Los tres hijos del matrimonio habían sido inscritos en el año 2010, con la referencia en un documento de inscripción escolar del año 2005. En la India esto es de lo más común. Los niños no se inscriben hasta que es necesario por algún motivo, porque la inscripción genera un cierto incordio. Los colegios los acogen igual, porque ante ellos está el niño en cuanto a realidad física, y eso vale más que un papel. Sobre la constancia escolar se acredita después la existencia y el rastro del niño que se registra. El matrimonio se había celebrado en 1991 pero su inscripción no se produjo hasta 2009. Los registros estaban convenientemente legalizados y traducidos, el fondo de lo certificado era lo puesto en duda.

Las suspicacias tenían su punto de no retorno en que en una de las inscripciones de nacimiento había una fecha rectificada con un corrector, y que la presunta madre de los tres niños, esposa del reagrupante, no era capaz de recordar fechas de nacimiento de ninguno (ni siquiera el año), ni a que colegio habían ido. Además hay divergencias entre los apellidos de los niños en el certificado de escolaridad y en el de nacimiento. Y la Administración optó por denegarles el visado a todos. La diversidad de costumbre burocráticas es un excelente caldo de cultivo para el fraude, tanto que hay una Comisión Internacional del Estado Civil (CIEC), cuyas recomendaciones han sido trasladadas al BOE, en una resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado, sobre prevención del fraude documental en materia de estado civil. Y desde este parámetro se analiza.

En esta materia rige “el principio general de la presunción de validez de los documentos extranjeros del estado civil, por el interés general que representa la fiabilidad de los datos sobre el estado civil y los derechos fundamentales del interesado”. Que la torpeza administrativa no repercuta en los derechos del administrado.

En este caso se había aportado una prueba de paternidad de los niños con respecto al reagrupante, determinando que sí es su padre. En relación con la esposa la resolución no pone en duda la celebración del matrimonio. Lo que dudan es que sea la madre de los hijos que se reagrupan. El Tribunal entiende que: “Las dudas respecto a la filiación de sus hijos no impiden su reagrupación ya que a ella no le afectan fuera o no la madre” (…) “La esposa se reagrupa como tal y su expediente se tramita bajo ese estado civil que no es puesto en duda”. Y con respecto a los hijos que son reagrupados con su padre, la prueba de paternidad biológica corrige casi cualquier deficiencia que la partida de nacimiento pueda presentar… salvo la fecha en sí (que al fin determina la edad).

Que la fecha de nacimiento haya sido burdamente rectificada lleva al Tribunal a confirmar la denegación del visado de reagrupación del hijo inscrito de esa forma, ya que no hay prueba médica de determinación de edad y justo el corrector se aplica a la cifra que indica el año. Esto es, se sabe que es hijo del reagrupante pero bien puede ser mayor de edad, y por tanto no sería reagrupable. Los demás hijos y la esposa tienen el camino abierto para el visado incluso con unos registros extemporáneos y una relación entre ellos de absoluta ignorancia de los datos básicos.

Han pasado 4 años desde la resolución inicial impugnada, lo mismo hay algún mayor de edad más en la familia. O un menor bien inscrito e hijo común indubitado.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , garantía profesional.

SIGA

Sonia Canay. Gestora administrativa
Departamento Jurídico de SIGA
Esta entrada fue publicada en Extranjería y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>