Idomeni, o de como tener un nombre en la parte triste de la historia

Idomeni, o de como tener un nombre en la parte triste de la historiaIdomeni, un pequeño pueblo griego a unas decenas de kilómetros de la frontera con Macedonia, en la demarcación de Paionia. Unos 29.000 habitantes en la demarcación, 150 en el pueblo. Saben lo que es la guerra. Han estado en medio de las refriegas de los Balcanes, se han rebelado contra el Imperio Otomano… no viven en una región de tradición pacífica (bien pensado, estar en paz en Europa es una costumbre reciente y no del todo consolidada). Durante los últimos 16 meses, lugar de paso para miles de seres humanos que huyen de la guerra y buscan asilo. Las fronteras se están cerrando. Al no poder avanzar,  se ha montado un embotellamiento humano en forma de precario campamento, en condiciones de penuria, que alberga a más de 10.000 refugiados. El 40% de ellos, niños. Hace frío, llueve, las tiendas de campaña se asientan en lo que ya es un lodazal del que es difícil salir, ningún país (considerado como organización política) está dispuesto a ofrecerles hospitalidad. Idomeni (que no sus habitantes) es ya un símbolo del desastre de la gestión de la humanidad como valor.

Abordamos ya en otras entradas la depauperación del término refugiado desde el punto de vista jurídico. De los muertos diarios en el Mediterráneo, ese mare nostrum que ha pasado a mare sepulturarum, también hablamos hace casi una año, ya el dolor del alma no nos permitió abordar el caso de los 10.000 niños desaparecidos; o los problemas legales que arrastrarán toda su vida, si sobreviven, los bebés nacidos durante el éxodo de sus padres, con apenas un registro municipal en tránsito que los ubique en este burocrático mundo, nacionales de la diáspora, viajeros sin pasaporte. O como van se van a reunir familias que ya no conservan rastro documental de que lo son y que han ido avanzando en distintos viajes, encontrándose ahora en lugares diferentes de Europa.

La Unión europea, que habló primero de acoger por cupos, luego de abrir fronteras, después de cerrarlas y que finalmente apenas ha acogido a nadie (y teniendo unos números de vergüenza en lo que a refugiados se refiere en general) ha decidido finalmente dejar “clarito” que los refugiados le vienen mal . Y cumplir las leyes que les protegen, obviamente, también les viene mal. La Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Declaración de los Derechos del Niño, los principios fundamentales de los tratados del unión, los tratados internacionales sobre asilo y refugio, las constituciones de cada uno de los países de los 27… todas esas normas vienen mal. Estamos en crisis. El PIB humanitario que la UE está dispuesto a poner sobre la mesa se mide en índices negativos.

El entramado jurídico de protección de los refugiados es bastante tupido. Y la UE ha decidido puentearlo. Se ha firmado un tratado vergonzoso con Turquía en el que la UE les va a dar más de 3.000 millones de euros para que no solo eviten que los refugiados lleguen a territorio de la UE, sino que reciban de vuelta a los que ya han llegado a Europa, además de conceder paso franco para que los turcos puedan entrar en Europa sin visado. Esto es, para evitar la obligación legal de acogida humanitaria de sirios, afganos e iraquíes, facilitamos la emigración económica de los turcos.Y  de paso creamos en la memoria colectiva de miles de niños y adultos la imagen clara de que los consideramos enemigos peligrosos.

No es un dinero para que los acojan en sentido hospitalario, es para que los retengan. Turquía tiene serios problemas con el cumplimiento de los tratados internacionales sobre derechos humanos. Aunque en realidad ese reproche bien se le puede hacer ahora mismo a la Unión Europea. Incluso cuando algunos países, de cara a la galería propia, no estén conformes con el acuerdo.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , garantía profesional.

SIGA

Sonia Canay. Gestora administrativa
Departamento Jurídico de SIGA
Esta entrada fue publicada en Extranjería y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>