Españoles de origen. Ese concepto

Ayer entrevistaron en un programa de radio a un registrador de la propiedad, licenciado en Derecho, político veterano, que tenía un cierto nivel de confusión sobre la nacionalidad española de origen en general, y en particular en  el contexto de una posible declaración de independencia de Cataluña.

A día de hoy, las personas empadronadas en las cuatro provincias que forman la comunidad autónoma de Cataluña y que son hijos de españoles, viajan con un pasaporte español, y se identifican como españoles ante el resto del mundo cuando la nacionalidad despliega algún tipo de efecto jurídico. Son la indiscutible mayoría de la población. De esas mayorías de verdad, de las que rebasan el 89%.

El Código Civil dice desde hace 126 años (no es fruto de las últimas e innumerables reformas) que son españoles de origen los hijos de padre o madre española, incluso si han tenido la peregrina idea de nacer fuera del territorio patrio. La de origen es a la nacionalidad más difícil de perder (hay que renunciar a ella) y más fácil de recuperar. Imprime carácter, que diría un escolástico.  Y así lo recoge, para darle más fuerza si cabe, el artículo 11 de la Constitución.

No hay norma alguna que establezca que una declaración de independencia unilateral por parte de una porción territorial de España conlleva la pérdida de nacionalidad española de aquellos que la tengan (de origen o no) y se empecinen en estar empadronados allí. No sería una norma, sería una venganza absurda.

Siendo españoles no tienen problema en recibir su pensión contributiva viviendo en un posible territorio extranjero, siempre que se preocupen de enviar su fe de vida y/o comparecer en las embajadas o consulados que el gobierno español establezca, como otros miles de españoles que cobran su pensión contributiva en el extranjero, aunque dejarían de recibir las no contributivas.

Los catalanes en cuanto españoles, son parte, como individuos, de la Unión Europea y tienen derecho a la libre circulación, si bien para ello tendrán que autoidentificarse como  españoles, no como exclusivamente catalanes.  Las mercancías y las empresas no tienen esa cualidad, por lo que sí pueden tener problemas para circular. No hay una nacionalidad europea atribuida al ciudadano en sentido estricto. No hay una norma que diga que cuando se es nacional de un país de la UE  se renuncia inmediatamente a ser nacional de cualquier otro sitio.

Se puede argumentar que es incoherente renegar de una nacionalidad y mantenerla según convenga. También es incoherente aferrarse al artículo 149 de la Constitución y negar que sea aplicable el 11. Suponiendo que el debate en Cataluña sea renegar de España. Ese registrador de la propiedad en concreto ha asumido de manera voluntaria responsabilidades de gobierno que a una le harían pensar que esta parte del tema la tiene clara. A lo mejor le toca darle un repaso al ordenamiento jurídico y no solo para cambiarlo.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , garantía profesional.

SIGA

Sonia Canay. Gestora administrativa
Departamento Jurídico de SIGA

 

Esta entrada fue publicada en Extranjería, General y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Españoles de origen. Ese concepto

  1. Mario Gonzalez Perez dijo:

    Comentario anterior al día de las elecciones:
    Sin entrar en el comentario legal realizado, vamos a la practica:
    Los Srs. Mas y Junqueras se trasladan en su coche oficial desde Barcelona a Madrid.
    Al llegar a la altura de Zaragoza la guardia civil detiene el vehículo por una posible infracción. El conductor, un español afincado en Barcelona presenta su D.N.I. español y se identifica, no hay problema. Posteriormente interesa la identificación de los demás Srs. del vehículo, serán capaces de identificarse con el D.N.I. español y dirán que pertenecen a un país llamado Cataluña, con lo cual se le aplicaría la Ley de Extranjería y se procede a trasladarlos a un centro de inmigrantes.
    Igual se produciría en cualquier frontera de la C.E.E.
    Curiosidades de la ley y de la práctica real. Habrá que resolverlo.

    • SIGA SIGA dijo:

      Lo que la norma dice es que los señores Mas y Junqueras, si se identifican como españoles, porque lo son de origen al ser hijos de españoles y sólo dejarán de serlo si renuncian expresamente a ello, serán tratados como tales. Y yo personalmente dudo que vayan a renunciar, porque la incoherencia, además de ser opinable, no es delito.
      Un emigrante español que lleva 30 años en Argentina, o en Méjico, que haya adquirido la nacionalidad de ese país y cometa una infracción de tráfico no pasa a ser argentino o mejicano. Y no los detenemos porque afirmen vivir en otro país.
      Incluso diciendo que son exclusivamente catalanes no irían a un CIE, porque están hasta los topes, se les abriría un expediente de salida de España y saldrían.
      Si el coche es oficial y el país reconocido en foros internacionales, la Guardia Civil no los podría detener, tendrían un pasaporte diplomático y capacidad para recorrer el mundo en misión de representación de su país.
      Hay mucho que resolver. Convendrá conmigo que estaríamos más tranquilos si los que tienen que tomar decisiones tuviesen claro en que marco legal se mueven (y en ese punto hay para todos en todos los bandos). Sobre todo cuando uno es presuntamente experto, precisamente, en derecho civil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>