Cuando tu país no puede protegerte: derecho de asilo

El derecho de asilo está planteado en términos muy restrictivos. Es necesario que el motivo que te lleve a pedir ayuda o refugio de otro Estado trascienda de la pura subsistencia económica. No es suficiente con que no tengas para comer, sino que es necesario que puedas demostrar que en tu país, tu vida en concreto corre peligro por ser tú, no por ser pobre y que arriesgas tu existencia (que no tu subsistencia) si regresas a la que se supone tu casa.

El país con más refugiados del mundo en función de su población nacional es el Líbano (178 refugiados por cada 1.000 habitantes), lo que tiene cierta lógica dada su posición geográfica, rodeada de países en conflicto. El país  con el mayor número global de refugiados es Pakistán. Las dramáticas circunstancias en las que transcurre la vida de millones de personas en África y Asia hacen que más de 50 millones de seres humanos estén desplazados forzosamente de sus lugares de origen. Huyen de la destrucción y se refugian en los territorios más cercanos, ya que son nacionales de países que no pueden cobijarlos con mínimas condiciones de seguridad.

No todos los países incapaces de proteger a sus habitantes están en continentes con conflictos étnicos y religiosos enquistados, climas extremos y lenguas ajenas. Hay países que, a pesar de contar con una supuesta organización estatal, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, una democracia representativa y participación en múltiples foros internacionales, no pueden garantizar un mínimo de seguridad intrafronteras. No es que no quieran o que no lo intenten, simplemente no lo consiguen. Ejemplos  palmarios de tal situación son Colombia y México.

El Tribunal Supremo analizó hace unos meses la denegación de admisión a trámite de la petición de asilo de un matrimonio colombiano amenazado por las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia). El estado colombiano les había facilitado un chaleco antibalas, teléfono y transporte para poder escapar. Esa acción de la administración colombiana debiera dar pie a suponer que el riesgo vital en territorio colombiano no era una paranoia de los ahora solicitantes de asilo.

Aun así la administración española entendió en primera instancia que se trata de un caso en el que su Estado de origen no se desentiende de su situación, sino que intenta protegerles. Esto es, con independencia del escaso éxito en proteger la vida de sus nacionales, se valora el hecho de intentarlo por parte del estado como limitativo del derecho de los ciudadanos a pedir asilo en otro lugar. ACNUR (la Agecia de la ONU para los Refugiados) por su parte, estimaba acreditado el peligro para su vida.

El Tribunal Supremo encontró en este caso una vía de solución en el procedimiento utilizado para rechazar la petición. No pudiendo pronunciarse sobre el fondo del asunto, se limita a ordenar la admisión a trámite de la solicitud, si bien indica en la sentencia en varias ocasiones que hay muchos indicios de peligro real para los solicitantes. Peligro que no logran atajar en origen.

Acceso a contenido experto para gestores

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , garantía profesional.

SIGA

Sonia Canay. Abogada. Departamento Jurídico-laboral de SIGA
Esta entrada fue publicada en Extranjería y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>