Criterios económicos para la entrada en España

España es un país receptor de un importante número de viajeros al día. El turismo es uno de los puntales de nuestra economía, por lo que, en principio, todos tenemos la intuición de que somos un país acogedor – aunque sólo sea por las divisas que esa actitud nos puede reportar-. Pero la realidad es que existe el Reglamento Europeo (CE) nº 562/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo que establece un código comunitario de normas para el cruce de personas por las fronteras, código comunitario que se hace necesario ante la realidad de la frontera común y la práctica desaparición de las fronteras interiores. En España quedan tres fronteras terrestres en puntos muy delimitados: con Marruecos, con Andorra y con Gibraltar.

Este es un reglamento de control para poder homogeneizar, hasta cierto punto, criterios y requisitos: “El control fronterizo no se efectúa únicamente en interés de los Estados miembros en cuyas fronteras exteriores se realiza, sino en interés del conjunto de los Estados miembros que han suprimido los controles en sus fronteras interiores. El control fronterizo debe contribuir a la lucha contra la inmigración clandestina y la trata de seres humanos, así como a la prevención de cualquier amenaza a la seguridad interior, al orden público, a la salud pública y a las relaciones internacionales de los Estados miembros. Los controles fronterizos deben realizarse de forma que se respete plenamente la dignidad humana. Deben llevarse a cabo de una forma profesional y respetuosa y ser proporcionados a los objetivos perseguidos”.

Para los ciudadanos del espacio Schengen el asunto está claro. Hay libre circulación y nadie puede requerir el cumplimiento de condiciones específicas para entrar en los territorios que lo integran. Las condiciones se imponen a los ciudadanos de terceros Estados (aunque en la actualidad hay una polémica postura de Reino Unido y Alemania respecto a los rumanos, que son ciudadanos de un país de la Unión). Para trabajar y residir en un país extranjero se exigen trámites y condiciones específicos, y para estancias que no excedan de tres meses dentro de un período de seis meses, también existen condiciones:

a) estar en posesión de un documento o documentos de viaje válidos que permitan el cruce de la frontera (por lo general, pasaporte en vigor);
b) estar en posesión de un visado válido o un permiso de residencia válido en algún país de la UE, o ser ciudadano de un país al que no se le exige visado para la entrada en el país donde se pretenda permanecer;
c) estar en posesión de documentos que justifiquen el objeto y las condiciones de la estancia prevista y disponer de medios de subsistencia suficientes, tanto para el período de estancia previsto como para el regreso al país de origen o el tránsito hacia un tercer país en el que su admisión esté garantizada, o estar en condiciones de obtener legalmente dichos medios;
d) no estar inscrito como no admisible;
e) no suponer una amenaza para el orden público, la seguridad interior, la salud pública o las relaciones internacionales de ninguno de los Estados miembros.

Los medios de subsistencia no son los mismos en cada país, por lo que la referencia debería ser el país de entrada y el de destino. En España se han actualizado y publicado en el Diario Oficial de la Unión Europea el pasado día 26 de febrero,
estableciendo que:

a) Durante su estancia en España, la cantidad a acreditar para mantenimiento deberá alcanzar en euros el 10 % del salario mínimo interprofesional bruto (64,53 EUR para el año 2013) o su equivalente legal en moneda extranjera multiplicada por el número de días que pretendan permanecer en España y por el número de personas que viajen a su cargo. La cantidad será de un mínimo que represente el 90% del salario mínimo interprofesional bruto (580,77 EUR para el año 2013) o su equivalente legal en moneda extranjera por persona, con independencia del tiempo de estancia previsto. Una familia de cuatro miembros que venga desde Argentina a pasar un mes en España deberá acreditar que dispone de, al menos, 2.322,8 euros.
b) Para regresar al país de procedencia o para trasladarse en tránsito a terceros países, se acreditará disponer del billete o billetes nominativos, intransferibles y cerrados en el medio de transporte que pretendan utilizar.

El extranjero deberá acreditar que dispone de los medios económicos señalados mediante la exhibición de los mismos, en el caso de que los posean en efectivo, o mediante la presentación de cheques certificados, cheques de viaje, cartas de pago o tarjetas de crédito, que deberán ir acompañadas del extracto de la cuenta bancaria o una libreta bancaria puesta al día (no se admitirán cartas de entidades bancarias ni extractos bancarios de Internet), o cualquier otro medio con el que se acredite fehacientemente la cantidad disponible como crédito de la citada tarjeta o cuenta bancaria.

No acreditar esta disponibilidad puede llevar a la devolución en frontera. Se supone que todos los ciudadanos beneficiarios del derecho a la libre circulación son objeto de una inspección mínima (mínimas son también las exigencias de entrada) y todos los extracomunitarios, de una inspección minuciosa, pero estos criterios pueden ser flexibilizados en condiciones de mucho tráfico. La revisión del cumplimiento de los requisitos no es exhaustiva, se hace de forma más o menos aleatoria (imposible revisar a todos los turistas sin ralentizar horas las colas, lo que daría el país una mala imagen de difícil acceso), y, en tanto aleatoria, los criterios escogidos para revisar a personas pueden ser más que cuestionables.

Acceso aplicación experta para gestores

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , garantía profesional.

SIGA

Sonia Canay. Abogada. Departamento Jurídico de SIGA
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Criterios económicos para la entrada en España

  1. Torrotito dijo:

    Hola,

    No entiendo el matiz por el que se diferencia entre los 64,53 €/día/persona – se entiende que mínimos aunque no se cite expresamente de tal forma – y los 580,77 €/persona, esta vez sí citados expresamente como mínimos.

    En el caso del ejemplo, ¿Por qué no sería 64,53 € x 30 días x 4 personas = 7.743,60 € en vez de los 2322,8 euros? Lo único que se me ocurre, cuando la normativa cita el 90% del SMI como cuantía mínima cualquiera que sea el periodo de estancia previsto, es que realmente está pensando que, aunque el periodo sea inferior a 9 días (equivalente a 64,53 x 9) deberán acreditarse esos 580,77 € como importe mínimo absoluto. Sin embargo, si el periodo es superior, deberá acreditarse 64,53 €/día por número de días. ¿Podéis aclararlo por favor?

    Muchas gracias y saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>